Mecanismos Alternativos a la Firma Manuscrita para Efectos de Contraer Obligaciones

por | Abr 24, 2020 | COVID19, Tecnología / Comunicaciones / Protección de Datos C19 | 0 Comentarios

  1. Bajo la Ley 527 de 1999 y el Decreto 2364 de 2012, los únicos medios válidos para reemplazar la firma manuscrita son la firma electrónica y la firma digital.
  • La firma electrónica, hace referencia a un mensaje de datos que representa la aceptación de un individuo. Sin embargo, no se presumen de los documentos aspectos tales como autenticidad (que el mensaje y el emisor correspondan a la realidad del acuerdo), integridad (la inalterabilidad y seguridad de la información) y no repudio de un mensaje de datos (que la persona que ha aceptado mediante un mensaje de datos, no se retracte de su existencia o contenido).

Ejemplos de firmas electrónicas son los servicios prestados por DocuSign, Adobe Sign, o similares. Adicionalmente, la manifestación de la voluntad vía mensajes de datos emitidos a través de sistemas que permitan la autenticación de credenciales de acceso a un sistema con nombre de usuario y contraseña podría también tener los efectos de firma electrónica.

  • La firma digital es un valor numérico que se adhiere a un mensaje de datos, la cual, utiliza un método matemático que vincula a la clave del iniciador y al texto del mensaje y que permite determinar que la firma fue generada exclusivamente con la clave del iniciador y que el mensaje inicial no ha sido modificado después de efectuada la transformación. En estos casos interviene un tercero, conocido como entidad certificadora, quien garantiza respecto de los mensajes de datos aspectos tales como su autenticidad, integridad y no repudio de los mismos. Por ejemplo, Certicámara.
  1. La imagen escaneada de una firma (o firma digitalizada) no puede ser considerada por si sola como una Firma Electrónica bajo la ley colombiana, pues no cumple los atributos mínimos requeridos por la ley 527 de 1999 (autenticidad, integridad y no repudio) y, en consecuencia, no se reputará válida.

Lo anterior es reconocido en el artículo en cuestión. “ninguna de estas definiciones contiene el término “firma escaneada”.

  1. Ahora bien, si una firma escaneada se incluye en un mensaje de datos (correo electrónico) o se incluye en un documento que se adjunta en un mensaje de datos, se podría considerar que el conjunto de información tiene fuerza vinculante. No por la inclusión de la firma escaneada, sino por el mensaje de datos.

Lo anterior también lo menciona el artículo en cuestión: “Según el Decreto 2364/2012, la firma electrónica contenida en un mensaje de datos tendrá la misma validez y efectos jurídicos que la firma manuscrita, si aquélla es igualmente confiable y apropiada para los fines con los cuales se generó o comunicó ese mensaje, a la luz de todas las circunstancias del caso, incluido cualquier acuerdo entre las partes contratantes”.

  1. En consecuencia, no es preciso señalar que la firma escaneada por si sola (i) constituye firma electrónica o (ii) que tiene fuerza vinculante. Por ejemplo, no sería válido legalmente pegar la imagen escaneada de una firma manuscrita en un documento, luego imprimirlo y pretender que el mismo sea legalmente válido.

Cosa diferente es si la imagen escaneada de una firma manuscrita se incluye en un mensaje de datos. En este caso, la fuerza vinculante la tiene el mensaje de datos, y no la firma escaneada.

  1. Lo anterior ha sido explícitamente reconocido por Colombia Compra Eficiente, en los siguientes términos: “A la firma escaneada si es comunicada, generada, enviada, recibida por medios electrónicos, ópticos o similares, como pudieran ser, entre otros, el correo electrónico o el internet, no se negarán efectos jurídicos, validez o fuerza obligatoria a dicha información por la sola razón de que esté en forma de mensajes de datos. Por esta razón, si la carta de presentación de la propuesta, certificación de parafiscales y el certificado de industria nacional son escaneados y enviados a la Entidad Estatal por medio electrónico los mismos son válidos y no se les negará su fuerza obligatoria”.
  1. Así también lo ha indicado el Consejo de Estado, al señalar que “(…) tanto la firma original como la firma digital tienen pleno valor de autenticidad. Por su parte, la firma digitalizada, impresa mediante el sistema de impresión láser, no ha sido regulada por el legislador, constituye otra modalidad de firma y su valor probatorio no presenta los mismos matices que las dos anteriores”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Dudas? ¡Contáctenos!

Términos

2 + 3 =