A medida que los litigios de patentes se tornan más globales que nunca, las empresas internacionales deben comenzar a fijarse en jurisdicciones “no tradicionales” para litigar sus portafolios de patentes.

En los últimos años Colombia se ha convertido en una jurisdicción popular para ese propósito, pues el país ofrece un ambiente favorable en el que titulares y demandados cuentan con un sistema jurídico robusto y garantías suficientes, para defender sus intereses adentro y fuera de las cortes.

Este artículo ilustra tres razones para considerar a Colombia como una jurisdicción atractiva en litigio de patentes.

1. Una Corte especializada
Colombia ofrece una Corte especializada en infracciones de patentes a través de la Delegatura para Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia de Industria y Comercio (“SIC”).

Como aspectos destacables, esta Corte tiene competencia en todo el territorio nacional y jurisdicción para decidir infracciones marcarias y casos por competencia desleal, ofreciendo así un entorno propicio para estrategias dinámicas y litigios complejos.

2. Pruebas extraprocesales
Incluso antes de promover una demanda, el sistema colombiano a través de las “pruebas extraprocesales” ofrece un mecanismo ágil que faculta al titular de la patente para solicitar evidencia en poder del presunto infractor. Este mecanismo también puede ser utilizado por potenciales demandados para acreditar su defensa frente a una acusación de infracción.

En casos recientes, las pruebas extraprocesales han demostrado ser útiles para empresas farmacéuticas interesadas en conocer la formulación de un producto potencialmente infractor, pues a través de ellas la SIC ha dado acceso a información farmacológica, muestras de producto y muestras del ingrediente activo correspondiente, a efectos de permitir un análisis de infracción.

3. Medidas cautelares
Las medidas cautelares se encuentran disponibles para proteger a cualquier titular a través de un procedimiento ágil bajo el cual, en principio, no existe intervención de la contraparte antes de adoptarse una decisión.

Para obtener una cautela el titular de la patente debe acreditar la probabilidad de una infracción o la inminencia de aquella, lo cual puede lograrse a través de pruebas extraprocesales previamente practicadas.

La obtención de cautelas no es poco frecuente en el país y, de hecho, es más accesible en Colombia que en otras jurisdicciones donde las cortes deben analizar aspectos como el tipo de patente, el titular, e incluso el interés público antes de emitir una orden cautelar

Escrito por Carlos Tamayo, asociado de Propiedad Intelectual