El pasado martes 9 de agosto de 2022, la nueva ministra de ambiente, Susana Muhamad, junto con setenta congresistas, radicó ante el Congreso de la República un proyecto de ley que busca prohibir: (i) la exploración y producción de hidrocarburos con la utilización de la técnica de fracturamiento hidráulico multietapa (fracking); y (ii) la exploración y producción de yacimientos no convencionales del tipo roca generadora, arenas bituminosas, gas metano asociado a mantos de carbón e hidratos de metanos.

En el proyecto de ley se estableció que en un plazo máximo de un (1) año a partir de la promulgación de la presente ley, “el Gobierno nacional deberá establecer las condiciones en las que se concluirán los contratos suscritos y las licencias o planes de manejo ambiental otorgados previamente a la expedición de la presente ley, y que contrarían la prohibición”.

Finalmente, el proyecto de ley estableció que en un término de dos (2) años a partir de la expedición de la presente ley, el Gobierno deberá reformular la Política Pública de Transición Energética Justa, la cual deberá incluir “un plan de diversificación energética y promoción de fuentes no convencionales de energía renovable que logren de manera gradual y progresiva la sustitución de la explotación de combustibles fósiles”.

El proyecto será debatido en la Comisión Quintal del Senado.